sábado, 28 de noviembre de 2009

LA TARDE EN QUE NO ESTÁS...



...Hay una flauta en el silencio,
una melancólica boca enamorada,
y en la torre teñida de crepúsculo
repiten su blancura las palomas.

La tarde en que no estás…
la tarde
en que te quiero.

Alguien que no conozco,
abre secretamente los jazmines
y cierra una a una las palabras.

Meira Delmar

RUINAS



...Que mientras sueño para ti una palma,
y al porvenir caminas,
no más se oprimirá de angustia el alma
cuando contemple en la callada calma
la majestad solemne de tus ruinas.

Salomé Ureña de Henríquez

GUARDABARRERA



...Si Garcilaso volviera,
no serias su escudero.
Serias su repostero
o el que la barba le hiciera.
Guardabarrera,
tú, junto al paso a nivel...

Gerardo Diego

FÉRREA CORAZA



...¡Cuán brava a Tite los ojos se aparece!
Férrea coraza la recubre entera,
cual paladín que, con ardiente llama,
por su patria luchara y por su dama;
el más leve reposo la enardece;
chispazos de la lumbre en que se inflama
despide, resoplando como fiera,
y el viento vago, con orgullo,
mece el vaporoso airón de su cimera...

Melchor de Palau

LOS CANALES DEL VIENTO



Igual que las antenas de los televisores
tiendo a veces mis brazos para captar tu imagen.
Frío árbol de aluminio,
Y voy por la ciudad buscándote,
llamándote,
auscultando uno a uno los canales del viento...

Manuel José Arce

AL CRUZAR LAS VÍAS



...Fuiste a su encuentro.
­Vamos ­le dijiste- a las vías del tren.
­¿Para qué?
­Se cayó mi anillo al cruzar las vías ayer cuando fui al río.
Verdad y mentira salían juntas de tus labios.
Fueron, él a caballo y tú caminando, sin hablarse. Cuando llegaron a las vías del tren,
él dejó su caballo atado a un poste y tú te arrodillaste sobre las piedras.
­¿Dónde perdió el anillo?­te preguntó, arrodillándose a tu lado.
­Aquí­dijiste, apuntando el centro de los rieles.
­Bajaron las señales. Va a pasar el tren. Salgamos de aquí ­ exclamó con desdén...

Silvina Ocampo

TESOROS ENCONTRADOS



Llevarse de la vida solamente
algunos tesoros encontrados en la arena:
trozos flotantes, boyas de madera, brillantes colores,
conchas, caracoles
los restos que sobreviven de un desastre náutico
los pequeños tesoros reunidos cada verano...

Antonia Torres

SOBRE CADA PIMPOLLO



...los pies de los ángeles luminosos;
sin ser vistos vierten bendiciones
y júbilos incesantes,
sobre cada pimpollo y cada capullo,
y sobre cada corazón dormido...

William Blake

viernes, 27 de noviembre de 2009

PERSEGUIR AL SOL



Y a pesar de tu contínua
persecución del sol
no resignas la noche.

Jorge Zanguitu Fernández
"Girasol"

POR EL BULEVAR...



...Por el bulevar de los sueños rotos
moja una lágrima antiguas fotos
y una canción se burla del miedo.
Las amarguras no son amargas
cuando las canta Chavela Vargas
y las escribe un tal José Alfredo...

Joaquín Sabina

ESOS ÁRBOLES ME LLEVAN



Esos árboles me llevan tras el monte
y el cielo me traslada a otro lugar,
sin embargo aquí estoy
cielo rojo
me llevas de la mano
al mundo que pertenezco,
para ser.

Jorge Zanguitu Fernández
"Esos árboles"

domingo, 22 de noviembre de 2009

SI LAS NUBES...



Si las nubes no anticipan en sus formas la
historia de los hombres
Si los colores del río no figuran los designios del
Dios de las Aguas
Si no remiendas con tus manos de astromelias las
comisuras de mi alma
Si mis amigos no son una legión de ángeles
clandestinos Qué será de mí.

Raúl Gómez Jattin
"Si las nubes no anticipan"...

EN ALGUNA PARTE



...Sea, pues, lo que soy, en alguna parte y en todo tiempo,
establecido y asegurado y ardiente testigo,
cuidadosamente destruyéndose y preservándos incesantemente,
evidentemente empeñado en su deber original.

Pablo Neruda

EL VAGÓN



...Mal viento rodar aquel
en presencia del olvido cruel,
sentado en un rincón
esperando en …El Vagón.

Cygnusunit

ARENA EN LAS CALLES



"Pinos y agua
arena en las calles
son el paisaje".

Jorge Zanguitu Fernández (Haiku)

YA TODOS SE HAN IDO



...Y todos se marchan… Ya todos se han ido…!
Pasaron volando las cuatro Estaciones,
Los bellos Ocasos, las bellas Auroras,
Endriagos, Quimeras, Esfinges, Dragones,
Hidras y Centauros y Furias traidoras
Y Gnomos y Faunos y Meses y Horas...

Julio Herrera y Reissig

RIELES ERRANTES



...Administra, con tu prudencia infinita,
su pan de cada día
y cubre con tu sombra favorable
los rieles errantes de su casa.
Aquieta sus pasiones, deja escapar en la medida justa
el vapor de su caldera.
Apártalo del estruendo de furgones y góndolas salvajes.
En el vasto ferrocarril de sus breves días,
no le des asiento en el gobierno,
pero guárdale siempre
un sitio discreto en el vagón de tu confianza...

Jorge Esquinca

EL ÚLTIMO VAGÓN



Desde la plataforma del último vagón
has venido absorta en la huida del paisaje.
Si al pasar por una avenida de eucaliptos
advertiste cómo el tren parecía entrar
en una catedral olorosa a tisana y a fiebre...

Alvaro Mutis

EN LA ORILLA...



"En la orilla
paciente el pescador
pasa la tarde".

Jorge Zanguitu Fernández
(Haiku)

SIN FINAL NI PRINCIPIO...



...Si fuésemos capaces aquí, en este momento,
de sujetar las riendas y frenar el galope,
sin querer llegar nunca,
acariciando el suelo, el aire acariciándonos,
sin saber hacia dónde, sin pensar en el cuándo,
sin final ni principio...

Irene Sanchez Carron

POR EL FILO DE LAS AGUAS



...Las viejas playas. A las que siempre algo
te lleva. Como ningún otro latido
del mundo, esas orillas...

Caminas por el filo de las aguas. El sol que las traspasa,
ese velo cristalino,
y esas conchas
medio enterradas en la arena, y esas cintas
azules
que la luz dibuja...

José María Alvarez

TARDE DE VERANO



Para traspasar las hojas,
la luz se pone de lado.
Se despereza el aroma
y hay un sopor que, despacio,
deshilachan las zumbonas
avispas del emparrado.
La paz del jardín se esparce
por el brillo del acanto
y la tarde se inaugura
al regarse el empedrado...

Rafael Guillén

miércoles, 11 de noviembre de 2009

TODO ES EL MAR



...Pero cuando quise volver,
no vi a ningún hombre en la orilla.
No vi orilla. Todo es el mar.
Esos que temen la orilla
no saben que caminan en el mar...

Luis Benítez

HIERBA



Allá va la hierba que creció sin tocar tierra.
Va la que no conoció el lodo ni el seco craquelar sin lluvia.
Pasa en flor,
sobre la ráfaga.
Pasa silbante.
Blandida o aventada como arma o herramienta.
No sabe pesar porque nunca ha pesado.
Al volar no duerme ni descansa...

Carmen Boullosa

ME HOSPEDABA EN LAS SIERRAS



...en aventuras locas con el rocío y la niebla,
con el mismo amor loco que impulsaba mi sueño,
lejos de sorprenderlo, me hospedaba en las sierras.

Pero si alguna sombra le bajaba a los ojos,
me repetía en sus aguas hasta dar en la arena,
y era mi grito nuevo como un tajo en el monte
que anegaba las calles y golpeaba las puertas...

Julia de Burgos

SE VUELVEN CABLES



Pensando en vos,
amigo-amigo, tengo
el corazón en re-menor…

Y guitarras se vuelven,
cables...

Washington Benavides

sábado, 7 de noviembre de 2009

NOVENO CIELO



...No repitas conmigo
películas que ya viste.
No creas que hay algo
importante en lo que haces.

Ni siquiera una buena acción
es tan buena como ninguna acción.

Octava nube o noveno cielo apartes
algún día el cuerpo será un hecho suficiente.

Mario Montalbetti

SOBRE LAS AGUAS DEL ESPEJO



“..Sobre las aguas del espejo, breve la voz en mitad de cien caminos,
mi memoria prepara su sorpresa: gamo en el cielo, rocío, llamarada.
Sin sentir que me llaman
penetro en la pradera despacioso,
ufano en nuevo laberinto derretido. ”

José Lezama Lima

TARDE MELANCÓLICA



...¡Oh, tarde melancólica!, yo te amo
y a tus visiones lánguida me entrego…
Tu leda calma y tu frescor reclamo
para templar del corazón el fuego.

Quiero, apartada del bullicio loco,
respirar tus aromas halagüeños,
a par que en grata soledad evoco
las ilusiones de pasados sueños...

Gertrudis Gomez de Avellaneda

LA SANDÍA



Cual si de pronto se entreabriera el día
despidiendo una intensa llamarada,
por el acero fúlgido rasgada
mostró su carne roja la sandía.

Carmín incandescente parecía
la larga y deslumbrante cuchillada,
como boca encendida y desatada
en frescos borbotones de alegría...

Salvador Rueda
"La sandía"

EL ALTAR DEL FIRMAMENTO



...Tu amor fue mi perfume, mi esperanza,
La novela de mi alma, mi alegría,
Cuando tú me decías: Mi poeta,
Me inundabas de luz y de poesía.

Y cuando te entregaron al gusano
Yo lloré en el altar del firmamento,
Pero si a mí me mata tu partida
¡Cómo los matará el remordimiento!...

Estanislao del Campo

EN LA ESTACIÓN



En la estación
espero en soledad
el paso del tren.

Jorge Zanguitu Fernández (Haiku)

NO IMPORTA QUE LOS SUEÑOS...



...No importa que los sueños sean mentira,
ya que al cabo es verdad
que es venturoso el que soñando muere,
infeliz el que vive sin soñar.
¡Pero qué aprisa en este mundo triste
todas las cosas van!...

Rosalia de Castro