domingo, 22 de noviembre de 2009

RIELES ERRANTES



...Administra, con tu prudencia infinita,
su pan de cada día
y cubre con tu sombra favorable
los rieles errantes de su casa.
Aquieta sus pasiones, deja escapar en la medida justa
el vapor de su caldera.
Apártalo del estruendo de furgones y góndolas salvajes.
En el vasto ferrocarril de sus breves días,
no le des asiento en el gobierno,
pero guárdale siempre
un sitio discreto en el vagón de tu confianza...

Jorge Esquinca

No hay comentarios: