domingo, 22 de noviembre de 2009

TARDE DE VERANO



Para traspasar las hojas,
la luz se pone de lado.
Se despereza el aroma
y hay un sopor que, despacio,
deshilachan las zumbonas
avispas del emparrado.
La paz del jardín se esparce
por el brillo del acanto
y la tarde se inaugura
al regarse el empedrado...

Rafael Guillén

No hay comentarios: