sábado, 7 de noviembre de 2009

TARDE MELANCÓLICA



...¡Oh, tarde melancólica!, yo te amo
y a tus visiones lánguida me entrego…
Tu leda calma y tu frescor reclamo
para templar del corazón el fuego.

Quiero, apartada del bullicio loco,
respirar tus aromas halagüeños,
a par que en grata soledad evoco
las ilusiones de pasados sueños...

Gertrudis Gomez de Avellaneda

No hay comentarios: