jueves, 20 de mayo de 2010

COMO UN SÍMBOLO



...Yo traigo a tu floresta la alondra moribunda
que, en el violín del bosque, preludió la errabunda

sinfonía terrena de aquel ardor eterno,
que ahuyenta suavemente las aves del invierno,
y en las horas tranquilas descubre su cabeza
como un símbolo vago de amor y de belleza.

Evaristo Carriego

No hay comentarios: