sábado, 20 de noviembre de 2010

COMO COMIENZA UNA TORMENTA



Todo comienza como comienza una tormenta:
con la suave caricia del vientecillo fresco
con el lejano murmullo de una caracola
con el lento desmayo del abrazo y los besos...

Ezequías Blanco

1 comentario:

Jesús Herce dijo...

Me gusta la cantidad de matices del mismo color que se aprecian en las nubes.
Saludos