viernes, 27 de enero de 2012

UN RESPALDO DE SOL



...Nunca como las aves,
como aquellos vencejos que dan giros
en el atardecer y llevan
para anidar, para incubar su puesta,
un respaldo de sol o piedra dura.

Es nuestra vida, como
ese ventico gris de la mañana.

Jesus Hilario Tundidor

No hay comentarios: