jueves, 27 de febrero de 2014

LEJANÍA

...de cepas arrugadas sobre el tostado suelo
y mustios pastos como raído terciopelo;
por este seco llano de sol y lejanía,
[...]

Antonio Machado

CAMINO RUMBO

...en mi verso, y en él tienen mis pies
camino y mi camino rumbo y mis
manos qué sujetar y mi esperanza...

Dulce María Loynaz

EN CUALQUIER TARDE

...con el amor que dice su silencio,
de la luz de una tarde en cualquier tarde
con la luz exclusiva de esta tarde...

Roberto Juarroz

PLAYA DE OTRO TIEMPO

...una imagen tenaz y hermosa me consuela.
Regreso hasta una playa de otro tiempo,
todavía cercano. Es un día precioso
[...]
en aquellas muchachas
que desconozco hoy, y en la luz de la playa.
Apuré aquel momento agradecido...

Vicente Gallego

AGUAS QUIETAS

...resplandece el destino.
Junto a las aguas quietas
sueño y pienso que vivo...

Luis Cernuda

LLANURA QUIETA

...la inmensa melodía del silencio,
que en la llanura quieta
parece que descansa...

José María Gabriel y Galán

DUNAS DE POEMAS

...sonreir, respirar
brindar con las mareas
cansarme de sembrar
dunas de poemas...

Rosana

sábado, 22 de febrero de 2014

EN LOS PINOS

...mientras mirábamos anochecer en los pinos,
o tal vez no sepamos nada, no inventemos nada,
tal vez no sepamos con exactitud si fuimos palpados por una vida
que no acertamos a conocer,
y que tal vez, quién sabe,
fuimos por un instante
aquellos dos 'que reinaron y vivieron muy felices'
según terminaba el libro de cuentos.

José Carlos Becerra

viernes, 21 de febrero de 2014

UN DÍA MÁS...

Un día más, un día más...

Arriba el sol
abajo el reflejo
de como estalla mi alma.
Ya estás aquí
y el paso que dimos
es causa y es efecto...

Gustavo Cerati

miércoles, 19 de febrero de 2014

YENDO

...Que yendo hacia el Sur
diciendo iba yo:
-Vamos hacia el mar
que devora al Sol...

Gabriela Mistral

martes, 18 de febrero de 2014

Y TU SILENCIO...

...Qué jóvenes éramos entonces.

Cuando la mañana era dulce
y la tarde roja en el jardín dormía,
cuando mi soledad buscaba palabras
y tu silencio era una estrella que caía.

Cuando aprendíamos justas palabras
porque vivíamos tiempos de entrega,
porque vivías como agua en el prado,
porque vivía como el sol frágil de las seis.

Julio Torres Recinos