sábado, 31 de mayo de 2014

ERA

Era un suspiro lánguido y sonoro
la voz del mar aquella tarde... El día,
no queriendo morir, con garras de oro...

Manuel Machado

No hay comentarios: