sábado, 30 de enero de 2016

POR AÑOS, POR SIGLOS...


Golpea la mar la dura roca de la orilla,
arremeten las olas por días,
por años, por siglos y milenios.
Todo parece inmóvil y dulcemente quieto
en el arrecife inmortal.
Pero de pronto la piedra se estremece:
una curva suavizada por el agua ha surgido,
un pulimento inesperado se ha manifestado,
un pequeño canal derrama
su infinitesimal corriente entre la materia lítica...

Antonio Brunet Merino

No hay comentarios: